Fronteras de rojo, azul, verde y blanco

Hang on for a minute...we're trying to find some more stories you might like.


Email This Story






Editor’s note: Founding member and puño & letra Layout Editor Elise Gellman checks in with veteran Spirit Guru Mr. David Bailey for an historically grounded perspective on class warfare.

Cada año no solo cambia la ubicación de tu casillero sino que alcanzas otro estrato social… y por supuesto el color que te pones aquel glorioso jueves. La tradición más favorecida de los últimos 20 años en Lincoln ha sido la semana anticipatoria a “Homecoming.” Dejando de lado el estrés de las pruebas y actividades, los estudiantes de Lincoln se toman la semana para disfrazarse, con estos temas que cambian cada día. El último día de la semana, dicen muchos, es el día más emocionante. cada grado se viste de un color diferente, orientando su espíritu escolar más hacia el curso al cual pertenecen. Este gran día va por el nombre “Guerra de colores.”

Mientras la mayoría de la escuela no ve como problema una competición amable,  la administración percibe un estrés en la división, la posibilidad de herir los sentimientos de algunos.

El Profesor Bailey, quien ha enseñado en Lincoln por más tiempo de lo que quiere admitir, dice que en estos últimos años, más estudiantes de Lincoln han llegado a pensar que es “genial tener espíritu escolar.” Con decir eso, inevitablemente hay adolescentes que se ponen un poco más emocionados de lo necesario y lo expresan de una manera que se puede confundir por actos agresivos.

Las asambleas pep, como la Guerra de Colores, están diseñadas con una sola razón: emocionar a la escuela entera antes de un evento deportivo. No son para asustar ni atormentar a los cursos menores.

Desde que tiene memoria Bailey, los estudiantes de cursos superiores casi siempre dan la espalda a los cursos menores. No es por faltarles el respeto, es solo un chiste. Pero si aún no te cae bien eso, Bailey dice que la razón por la cual voltean la espalda a los estudiantes en blanco es porque “brillan demasiado fuerte ante sus ojos.”

Tomando en consideración lo que dice la administración, algunos de los tradiciones que tildados de abusos, han sido tradiciones por muchísimos años.

Es completamente normal sentir paralizado de miedo cuando te cruces con los chicos mayores en el pasillo. Pero cuando finalmente llegas a ser miembro del curso superior, te ries del hecho de que te asustabas de ellos antes. La vida en la secundaria es un mundo de eventos, solo tienes cuatro años, disfrútenlos.